Ordenación territorial, con orden

En estos días en que vivimos, casi todo esta en crisis, tenemos crisis de valores, crisis de objetivos, crisis económicas, crisis de las administraciones, crisis de trabajo, crisis de grandes lideres políticos, no hay sector donde no se hable de crisis, aunque es posible que muchos sectores o empresas se sumen a esta marea con la única finalidad de sacar provecho con el mínimo esfuerzo.

Para solucionar algunos problemas de estas crisis, hay personas que se les ha ocurrido disminuir el gasto de parte de la administración eliminando ayuntamientos, facilitando una fusión, a otros se les ocurre eliminar las diputaciones, pero a nadie se le ocurre decir algo de su sueldo, en el caso de que sea de los considerados por encima de los normal, o admisible; tampoco a nadie o casi nadie habla del combatir el fraude fiscal, y de combatirlo en serio y no de palabra, de los sueldos de los políticos, no comen, es materia reservada

El tema de la fusión de ayuntamientos parece ser en que mucho gente esta de acuerdo, pero nadie quiere ser absorbido por otro, pero sí ser el que asimila a los demás. Los que mas se oponen a estas fusiones son lógicamente los alcaldes y concejales que ven en muchos casos, la perdida de su poder, y en algunos casos económicos, pero sobre todo el poder de mando y de decisión dentro de su viña municipal convertidos en reinos de taifas, donde algunos empleados funcionarios no administrativos, no están interesados en estas fusiones, no tanto por la posible perdida de trabajo, (que eso no lo perderán), pero que al igual que los políticos por la perdida de su posición de mangoneo en su pequeño reino municipal.

En el caso de los municipios leoneses que podrían ser afectados por esta medida, hay que resaltar que no deja de ser una consecuencia de la planificación que hizo la Junta de Castiga a León hace años, pensando y apoyando la despoblación en lugar de la repoblación. La consecuencia que vemos ahora es el éxito de esa política en muchos ayuntamientos, y el intento de romper las provincias mezclando ayuntamientos leoneses con castellanos, creando unos híbridos "castellanosleoneses", que al final serian todos castellanos.  

Antes esta situación generada por la pésima gestión autonómica y sin olvidar que el principal objetivo es conseguir que los pueblos leoneses vuelvan a acoger a tantos exiliados obligados a emigrar por la  nefasta labor de la Junta. Para reducir el déficit de las arcas públicas, sin que ello signifique la creación de esos híbridos sin sentido y sin que el arraigo territorial se vea afectado, la solución que aportamos o que planteamos, seria una fusión de ayuntamientos por comarcas, de esa manera la negativa a ser absorbido por otra entidad quedaría compensada por pertenecer a una institución que representa su comarca, y no por otro ayuntamiento de otra comarca sin intereses comunes, evitando así que las rencillas vecinales surjan por diferencias irreconciliables, descartando esos planes de la Junta de Castiga a León tiene intención de mezclar ayuntamientos de la provincias leonesas con las de Palencia o Valladolid.

De la manera que proponemos en estas líneas, tendríamos ayuntamientos, de la Cepeda, Babia, Argüelles, Los Oteros o la Valdería. Lógicamente el ayuntamiento no tendría que estar en la principal población, pudiendo estar en la mejor situada, o la que tenga el edificio mas aceptable, incluso dado que existen los modernos servicios de comunicación, se puede tener un ayuntamiento repartido en varias poblaciones, perfectamente coordinadas las diversas oficinas. Siendo las Juntas Vecinales, actuales o nuevas que surjan tras dicha fusión, las que hagan de ventanilla única en todos los sitios donde sea posible, acercando la administración no solo la local, sino la provincial, al ciudadano.
No se puede aceptar la formula del CES que pretende crear unos distritos mas allá de los sistemas administrativos que aparecen regulados en la Constitución española o los reconocidos en el Estatuto de Autonomía sin que ello sea llevado a consulta popular.
No es de recibo pretender crear unos distritos que bajo una supuesta voluntariedad ajena a los intereses comunes de cada zona, y que solo atendería a intereses políticos, que lleguen a mezclar comarcas o incluso adquirir derechos sobre poblaciones en otras provincias. Si la Constitución exige la existencia de las provincias como ente para rendir cuentas ante el estado, podría llegar el caso que los distritos tuviesen que dar dos versiones sobre su estado dependiendo bajo que informe provincial presentase.
Si el propio estatuto de autonomía reconoce las comarcas como división municipal, no es comprensible que se quieran hacer inventos en los que los conflictos de intereses sean caldo de polémica.

Estas ideas son la lógica defensa ante unos planes contra-natura y contra los intereses leoneses. El que avisa no es traidor, no tardando mucho, y ya están creando el ambiente, basado en unas realidades de despoblación, de gasto excesivo con pocas prestaciones, en bien de la eficacia y el mejor servicio al ciudadano. Nos organizaran unos ayuntamientos, como los descritos entre provincias, anulando en la medida las Juntas Vecinales, más que por anular costumbres o tradiciones leonesas, por coger la administración de los montes y el agua que esta en manos de de estas Juntas, y pasar de una manera indirecta a lo que diga la Junta de Castiga a León a través de sus acólitos a sueldo en las concejalías, en las distintas agencias de colocación, Partido de Pucela, en León, Partido socialista obrero castellano, la defensora de todos los pueblos del mundo en especial el "castellanoleones", la Izquierda Unida en Castilla.

Mientras tanto los nuestros, trabaja el que trabaja, y el resto (casi todos) mirando a ver como me coloco, en las próximas.

Enviado a la prensa el 03/02/12
Publicado entre otros por iLeón.com...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Solicitud de rectificación a la presidenta de las Cortes autonómicas

Declaración contra fastos por aniversarios ajenos al País Leonés

XI edición Año Nuevo Leonés