Serunión y la sombra de la corrupción


Ni las evidencias de falta de calidad alimentaria, ni las reclamaciones de los estudiantes, ni las exigencias de los padres, nada sirve para que el gobierno autonómico se de cuenta que no se quiere a Serunión en los colegios.

La prepotencia del gobierno autonómico, consejería de Sanidad y su delegación en León es más que insultante y una clara muestra de desprecio hacia los ciudadanos.

Da igual que se hayan destapado las posibles trampas con las que la empresa consiguió la adjudicación, da igual los rumores sobre familiares y amigos de algún consejero autonómico como posibles responsables de dicho contrato.
Nadie considera sospechoso que se prohíba que los alumnos no puedan llevar un tupper con comida casera.
Todo necesita celeridad y así sucede desde la Dirección Provincial de Educación de León, con la complicidad de la Junta, con toda premura y estando aún caliente toda la polémica, adjudican el contrato a Serunión hasta el 2017.

Las prisas nunca han sido buenas consejeras, pero eso la Junta autonómica y su prepotencia no lo entienden. Las excusas estúpidas, las mentiras y falacias, las oscuras condiciones del contrato, y las sospechas y rumores dejan solo claro que la oscura sombra de la corrupción, con posibles delitos de cohecho y prevaricación, son la única razón para tantas prisas y tantos oídos sordos ante el clamor popular.

Ante esta falta de claridad, este desprecio a los alumnos leones, este insulto a los padres de los mismos, esta evidente prepotencia del gobierno autonómico y sus consejerías solo tiene una respuesta, DIMISIÓN inmediata.

Porque cuando la sombra de la corrupción sobrevuela tan cerca, las prisas por cerrar esos contratos solo muestran las evidencias, los casos conocidos recientemente no se distancia mucho de lo que está sucediendo ¿Nos enfrentamos a otro Púnica o similar? Lo grave, además, en este caso, es que no solo la corrupción sobrevuela bajo, sino que además se pone en peligro evidente la salud de los estudiantes leoneses. Pero ya es sabido que ante la codicia, no importa quien caiga por el camino, y si son leoneses parece que importa mucho menos.

Y así, desde Esllabón Lleonesista, además de la inmediata extinción del contrato a Serunión, pedimos la dimisión del consejero de Sanidad autonómico, del delegado en León, y de todos los responsables autonómicos y provinciales, que se empeñan en poner excusas sin sentido solo para proteger a la empresa Serunión, y nunca para defender a los estudiantes leoneses que seguirán con comida basura en los comedores, porque no se les permite ni siquiera llevar comida casera de calidad y hecha con el amor que cualquier madre o padre da a sus hijos, demostrando una vez más la falta de escrúpulos de la administración, que antepone los intereses personales a los colectivos.

Enviado a la prensa el 14/11/2014
Publicado entre otros por Leonoticias

Comentarios

Entradas populares de este blog

Solicitud de rectificación a la presidenta de las Cortes autonómicas

Declaración contra fastos por aniversarios ajenos al País Leonés

XI edición Año Nuevo Leonés