Sanidad en el mundo rural


Desde hace meses, los dos grandes partidos en el gobierno autonómico, vienen elaborando lo que es conocido como Ordenación de Territorio. Una ordenación que lleva consigo un nuevo reparto de servicios públicos en función de la concentración de población que haya en cada división territorial que dicha ordenación promulga. Una Ordenación de Territorio que se suma, e incluso desde el partido en el gobierno aplauden, a la ley de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local.

Como era de esperar, ni una ni otra no cuenta en ningún momento con la peculiar y característica distribución poblacional de las provincias leonesas.

Mientras ambos proyectos legislativos se empeñan en aglutinar población en grandes núcleos urbanos, sin tener en cuenta la orografía del terreno y castigando con dureza al medio rural; las provincias leonesas siempre han mantenido como parte de su propia identidad, multitud de pequeños núcleos poblacionales, distribuidos homogéneamente por todo el territorio, característica fomentadas por un sistema concejil, que a lo largo de la historia, e incluso hoy en día, sigue siendo lo que sustenta a miles de familias debido a que el propio sistema, sin injerencias ajenas, permite el aprovechamiento de los recursos propios.

Pero esta distribución, sustento de tantas familias, lleva siendo castigado desde hace tiempo, y las nuevas leyes, tanto autonómica como estatal, lo confirman.
Desde una y otra, y aprovechando lo que han dado por llamar crisis, vienen recortando todo tipo de servicios, centrándose sobre todo en el mundo rural.

Comenzaron suprimiendo líneas regulares de transporte, continuaron recortando plantillas en los centros educativos, e incluso amenazando con el cierre masivo de institutos en las poblaciones con menos habitantes.

También lanzaron una primera oleada de recortes en sanidad, dejando bajo mínimos los ambulatorios de los pequeños núcleos.

Pero la saciedad por los recortes no tiene fin, y ahora amenazan con otra ola que afectará de nuevo, en primer lugar, a esa atención sanitaria ya de por sí insuficiente.Un nuevo reparto de recursos, ya pactado y cerrado, que en ningún momento cuenta con la opinión, y mucho menos las necesidades, de los ciudadanos. Una nueva ordenación que sigue suprimiendo plazas de médicos, y que sobre todo son sufridas por el medio rural.

Desde la consejería de sanidad insisten en que ningún municipio perderá la atención sanitaria, algo que entra en conflicto con lo sufrido tras la primera reforma sanitaria que ha demostrado que la calidad y atención a mermado ostensiblemente, hasta tal punto de dejar sin asistencia cuando por cualquier razón el médico titular está indispuesto o tiene otro compromiso, incluso llega a tal esperpento que ni siquiera es cubierta en algunos casos ni cuando el personal sanitario está de vacaciones. También afirma que no habrá despidos, pero lo que no dice es que tampoco piensa cubrir las plazas vacantes que se generen por jubilaciones, traslados o bajas definitivas, aumentando sistemáticamente las listas de espera y degradando de igual forma la calidad sanitaria. Una merca de calidad que no es culpa nunca de aquellos que cada vez con menos medios siguen dando todo lo que pueden por cuidar la salud de cualquier ciudadano, sino que es proporcionalmente directa a la merma de recursos y personal que impide a los profesionales ejercer su trabajo con normalidad.


Además se une otra paradoja de difícil explicación y que en ningún momento la consejería quiere abordar, fruto también de las peculiaridades de las provincias leonesas. Dado que se lleva concentrando la atención médica en los grandes núcleos poblacionales, abandonando los pequeños pueblos, las diferencias entre provincias con similar número de habitantes, en las que lega a haber más de un millar de facultativos de diferencia, demuestran la falta de equidad, además de razonamiento lógico.


Desde Esllabón Lleonesista no podemos admitir, ante el grave problema de despoblación, que se sigan fomentando el abandono del medio rural forzado por una ordenación que ha salido de los despachos, sin pisar los cientos de pueblos afectados.


Por desgracia, el consejero de sanidad, ajeno a esta realidad que viven cientos de pueblos leoneses, no duda en seguir justificando las excelencias del plan de recortes, que no de ordenación ante lo anteriormente expuesto, engañando deliberadamente con el único objetivo de reducir unos gastos sanitarios, jugando con, no solo la salud estacional, sino la vida de miles de ciudadanos que aún siguen, a pesar de los intentos de la Junta, viviendo en zonas rurales. Situación de extrema gravedad cuando en los presupuestos autonómicos se siguen dedicando partidas para inútiles fundaciones u organismos que en ningún momento aportan beneficio alguno a los ciudadanos.

La pregunta siempre es la misma, si pagamos nuestros impuestos, e incluso las nuevas tasas, como el famoso céntimo sanitario que grava los carburantes ¿donde acaba ese dinero que no se ve reflejado más que en recortes sanitarios en vez de en mejor y más centros que permitan una asistencia rápida e inmediata?


La sanidad Española ha sido la envidia del mundo entero, pero de unos años a estos tiempos, la cantidad de gestores inútiles, que solo saben recortar en los servicios a los ciudadanos, montando repagos por todo ello, a cambio de seguir multiplicando despachos improductivos e inservibles, para acomodar a dichos gestores y su legión de asesores, con todo el lastre de gastos que con llevan a su alrededor además de sus sueldos, han conseguido que esa sanidad ejemplar solo sea un espejismo que se oculta tras los intereses privados de agentes externos.


Es por ello que desde Esllabón Lleonesista, exigimos la completa retirada de un plan de Ordenación de Territorio que es ajeno a la realidad rural, y que en vez de reducir servicios médicos en los pequeños núcleos rurales, se potencien con una mejor y más amplia atención, en función de las peculiaridades, no solo históricas, sino actuales de las provincias leonesas.


Una exigencia que mostraremos, concentrándonos ante la visita del consejero de sanidad a la Diputación de León, recordando, tanto al consejero, como a los integrantes del gobierno de la Diputación, que su labor no es la recortar servicios, sino la de atender a TODOS y cada uno de los pueblos por igual, sin discriminar a ningún núcleo por pequeño que sea.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Solicitud de rectificación a la presidenta de las Cortes autonómicas

Declaración contra fastos por aniversarios ajenos al País Leonés

XI edición Año Nuevo Leonés