Quieren acabar con todo, empezando por la Región Leonesa

El pasado día 10, los ciudadanos salieron a la calle para pedir soluciones a la grave situación que sufre la provincia de León. Esllabón Lleonesista, llegando más lejos, reclamó soluciones para toda la Región Leonesa.
El Profesor Julio Lago en su discurso demostró que no es difícil salir adelante y prosperar si la administración y los responsable políticos lo permiten.

Al día siguiente, los mineros, acompañados de todos los sectores y de todas las partes de España, con una gran representación leonesa, entre los que se encontraba Esllabón Lleonesista, vuelven a dejar claro que no se puede seguir por el camino de los recortes y del servilismo a Europa, cuando muchas comarcas se están muriendo.

El mismo día, como si todas estas voces no fuesen suficientes, el gobierno presenta unas duras medidas que dinamitan todas las peticiones que el pueblo lleva trasladando durante demasiados días.

Medidas que suman y siguen destruyendo, no solo las comarcas leonesas, sino cada uno de sus pueblos, y además la propia identidad leonesa. Entre otras:

El Ministro de Industria sigue enrocado en su posición de no respetar los acuerdos a los que ya se había llegado para mantener la actividad minera, y además firmando por Decreto Ley el apoyo a la supresión del carbón como generador de energía eléctrica, es decir, depender de otros combustibles en vez del carbón autóctono.

Además, las nuevas medidas fulminan de cuajo varios siglos de un sistema de gobierno, las Junta Vecinales, que ha demostrado su eficacia, siendo el sistema de gobierno más cercano al ciudadano en el que cada vecino es escuchado por igual. Pero parece que esa cercanía molesta, no solo por ese supuesto gasto, sino porque significa que el pueblo sigue teniendo voz directa en todo momento.

Todo esto, con la excusa de los ajustes presupuestarios, que como ya es sabido solo ajustan a los débiles, mientras a banca, y otros sectores históricamente privilegiados, siguen siendo premiados con millones de euros, sin sufrir ni un solo recorte.

Recortes que eliminan esas Juntas Vecinales, muchas veces mantenidas sin ninguna retribución ni gastos, pero sin embargo no son capaces de acabar con fundaciones publicas que no han demostrado ninguna utilidad y siguen recibiendo partidas millonarias. No hace falta ir muy lejos para ver como la Fundación Villalar, de demostrada inutilidad, ya tiene asignados en los presupuestos de la Junta más de un millón y medios de euros, y en ningún momento se ha planteado su cierre con el consiguiente ahorro. No siendo dicha fundación la única que supone un gasto superfluo e inútil, ya que no es de recibo que se sigan manteniendo mas de 15 "embajadas" autonómicas a lo largo del mundo, habiendo ya embajadas que representan a todo el estado español en los mismos sitios. Amén de otra veintena organismos autonómicos paralelos que solo sirven para justificar cargos.

No acaba hay la cosa, ya que con los nuevos recortes, los pueblos perderán casi toda su autonomía, pasando a ser las Diputaciones las que decidan su futuro. Si a eso le súmanos que las competencias de las Diputaciones son casi nulas , siempre en favor de una Junta autonómica que ya ha demostrado su fracaso, el resultado es que ese desgobierno seguirá fomentado una despoblación que nadie está dispuesto a solucionar.

Siguiendo con los desmanes, a los ya conocidos recortes en Aena, que afecta a los dos aeropuertos leoneses (Virgen del Camino y Matacán), la supresión de lineas de transporte  ferroviario de mercancías y viajeros, con la nueva ley la puntilla está en el filo de la navaja. El anuncio de la privatización de parte de la compañía Renfe, claramente significa el fin del servicio universal, y la supresión de las líneas que la compañía no considere rentables. Con lo que el aislamiento y la falta de comunicaciones de los polígonos industriales leoneses, los condenan a un cierre inminente. Un cierre que lleva tiempo fraguándose, y que ahora con estos nuevos recortes será efectivo, y terminará certificando la ruina definitiva de la Región Leonesa; ruina que acabará convirtiendo en desierto una región milenaria que se ha permitido desmantelar.
Además se suma el refuerzo del control autonómico que tendrán los aeropuertos gestionados por Aena, de claro prejuicio para los aeropuertos leoneses debido al centralismo del que tanto hace gala la Junta autonómica.

Y no podemos olvidar que el turismo también está afectado por todas estas medidas y más. Siendo la Región Leonesa una de las zonas donde se concentran una buena parte de los atractivos turísticos, arquitectónicos e históricos; entre las reducciones evidentes marcadas por las reorganizaciones de los sectores aéreo y ferroviario, además de la falta de infraestructuras para el transporte por carretera, se suma que la nueva legislación fortalece los núcleos con más de 200.000 habitantes, dejando claramente fuera a todas las poblaciones leoneses.

Las opciones ante este atentado claro y evidente contra la Región Leonesa se pueden reducir en dos. O emigrar todos los leoneses a otras regiones, algo que por desgracia se está llevando a cabo durante las últimas décadas, o tomar el ejemplo de esos valientes que, unidos como una piña, se niegan a aceptar que sus comarcas se conviertan en desiertos, y defienden a cualquier precio su tierra y sus puestos de trabajo.

Enviado a la prensa el 16/07/12
Publicado entre otros por ...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Solicitud de rectificación a la presidenta de las Cortes autonómicas

Declaración contra fastos por aniversarios ajenos al País Leonés

XI edición Año Nuevo Leonés