Porque corrimos en Madrid por la Castellana


Este relato de los miembros de Esllabón Lleonesista que estuvimos en Madrid no es ficción, es la realidad que vimos y vivimos aquel 11 de septiembre de 2012.

Pasados uno días, habiendo contando unos cuantos cientos de números, habiendo gastado adrenalina para quitar el rebote, y comprobando que estamos todos enteros, con narices enteras, piernas o cabezas. Visto un sinfín de vídeos y escritos sobre lo ocurrido durante la manifestación en defensa de la minería y de las comarcas mineras el Madrid el 11-7-2012. Estamos en condiciones de escribir con la cabeza fría.

Vimos mientras caminábamos por la avenida de la Castellana, los abrazos de los caminantes o peregrinos de la marcha en defensa de las cuencas mineras, de ellos con sus hijos, esposas, madres, hermanos, vimos las lágrimas salir de sus ojos, en todos ellos y como a dura penas una vez limpiadas la contenían  de nuevo en sus ojos enrojecidos.

Vimos como la gente de Madrid, salía a recibirles con aplausos, vimos como gente venida de muchos sitios del Estado Español, les aplaudía, vimos como mineros portugueses se unían a la marcha en solidaridad con sus compañeros españoles. Vimos como asturianos, aragoneses, y leoneses, junto con los castellanos de Palencia, dueños de la minería, les arropaban, les rodeaban, aplaudían y acompañaban a lo largo de la Castellana.

Vimos muchos policías de paisano, (y otros muchos mas irreconocibles) alguno de ellos se volvió rápidamente, saco una cámara de fotos y se puso a sacarnos fotos, no sorprendido por nuestra belleza o fealdad; por nuestra altura o menudo tamaño; por nuestra voces acordes o atronadoras, sino cuando oyó lo que cantábamos. “Nosotros os pagamos, ellos os lo reducen” dirigido a los pitufos sin identificar que protegían los ministerios.

Vimos a policías municipales (se supone que acostumbrados a ver manifestaciones) comentarse después de un rato de paso de manifestantes “Tu has visto lo que viene aun allí” Se referían al grupo que abría  a los de la marcha minera

Vimos como hemos dicho a los pitufos fuertemente armados sin identificar, protegiendo los ministerios y sobre todo el de industria, rodeado con vallas.

Vimos también como unos energúmenos provocaban a estos policías, reparamos como estos ineptos de azul, en lugar de rodear a los provocadores desde la otra acera, donde también estaban, o llamar a agentes secretos para que los detuvieran. Vimos, repito, como cargaban contra ellos, y contra todo lo que movía, a escasos metros de los pacíficos defensores de los puestos de trabajo, que viéndoles venir con escopetas en mano y oyendo silbar las pelotas, no les queda otra por reacción primaria que salir corriendo. A partir de aquí, todo son carreras, insultos, mas carreras, disparos de pelotas, gente caída, escondiéndose entre coches, y procurando llegar a los autobuses de la mejor manera posible.

Vimos también como la policial en las famosas lecheras, con las puertas abiertas, con pitufos dentro apuntando hacia las aceras, sirenas puestas, se desplazaba a lo largo de los laterales de la castellana, al mas puro estilo americano.

Vimos también a la policía meterse entre los autobuses, corriendo a la gente, y a los que se quedaban quietos, a unos les dejaban y a otros les sacudían.

Vimos, y están los vídeos, con heridas producidas por las pelotas, y dado la fuerza del impacto disparadas a pocos metros, vimos niños con cara de miedo tumbados en el suelo, cubiertos por padres detrás de los coches, gritando: ¡joder no tiréis que hay niños y muyeres! Vimos silbar las pelotas, de las que se quejaban los padres, en nuestras narices mientras observamos estas imagines.

Vimos guardia civil en casi todos los puentes a la ida, vimos a esos mismos coches hacer controles  masivos ¿de que? No lo sabemos,  desviándolos a las áreas de descanso.

Y todo esto reconociendo una vez pasado las horas, por los autoridades supremas que los mineros y los acompañantes de la manifestación no son culpables de los incidentes. ¡PUES SI LLEGAMOS A SER CULPABLES , QUE HUBIERAN HECHO! Sacan las metralletas y a tiro limpio, o nos hubieran metido a todos en el Bernabeu, y luego ya veríamos.

Algunos de los presentes nos hizo recordar viejos tiempos cuando corríamos delante de una policía  apelada “los grises”, corríamos sabiendo que estábamos en una concentración ilegal, buscando una democracia en una dictadura. Y ahora en una "supuesta" democracia y en una manifestación "supuestamente autorizada" volvemos a correr, y no puedo decir porque corría yo, aparte de evitar un garrotazo. ¿Por qué? ¿Cuál fue el delito de todos nosotros? ¿Inoperancia de los policías para evitarlo? ¿No saben distinguir manifestantes de provocadores? ¿Dónde queda la profesionalidad de estos agentes y de sus jefes?

¿Porque hago estas preguntas?, aparte de los explicado anteriormente para poder evitarlo, insisto en preguntar ¿estaba previsto  que iba a ver unos provocadores  y así justificar las cargas y desmantelar la manifestación y sus fines? ¿Esos  posibles provocadores están detenidos? Y si no lo están ¿como consiguieron escapar? ¿No fueron fotografiados tampoco? ¿O son todos pagados por los mismos intereses, y a los provocadores les dejaron actuar hasta dar motivos a la carga?

¿Están las personas que se encuentran entre los miembros de antidisturbios capacitados mentalmente para pertenecer a estos cuerpos? Si los pilotos de avión, conductores de ambulancias, trenes, autobuses, en fin, cualquier persona en la que tiene en sus manos la seguridad en mayor o menos grado de personas tiene que pasar unos controles, ¿los pasan también estas miembros de seguridad? Cuándo compras una escopeta de caza, te piden toda clase de papeles y debes saber cuando a cazar sobre lo que disparas y lo que no esta permitido cazar por veda o por especie protegida  ¿Saben distinguir estos miembros de seguridad en una calle, quien corre por defensa, por miedo y quien corre por haberles provocado? ¿O siguen la máxima el que corre tiene algo que ocultar? Si en una granja un trabajador no sabe distinguir en un gallinero, los gallos de las gallinas, no aguanta dos minutos en el trabajo, ¿Por qué aquí si? Es más se rumorea, y como tal lo contamos, que son los únicos funcionarios que están propuestos para recibir la paga extraordinaria. ¿Será a modo de medalla por el trabajo bien hecho?

Después de esto se extrañaran que hombres no violentos, pacíficos se vuelvan locos en una de estas,  si tocan a su mujer, o a los hijos, y agraden ellos a la policía sin miramientos, sin control, mientras los responsables llaman a la calma desde los despachos, sin soluciones para unos y otros en la calle, independientemente del lado que le toco.


Enviado a la prensa el 15/07/12
Publicado entre otros por Leonoticias

Comentarios

Entradas populares de este blog

Solicitud de rectificación a la presidenta de las Cortes autonómicas

Declaración contra fastos por aniversarios ajenos al País Leonés

XI edición Año Nuevo Leonés