Las estadísticas no mienten.

Según los últimos datos del INE, que además reflejan lo que vienen sucediendo durante las últimas décadas, las provincias leonesas están a la cola de la población activa.

Es tal la gravedad que en la última EPA dos de las provincias leonesas están por debajo del 50% de población activa, solo una provincia gallega llega a estos límites, mientras el resto de España supera esa cifra.

Volvemos a recordar los planes "oestes", las promesas de la reconversión de las cuencas mineras, los planes poblacionales, etc, etc, etc... Mentiras y más mentiras que tras tres décadas siguen sin llegar.

Y ahora nos vienen con más promesas, pero vestidas de recortes. Recortes en educación que pueden cerrar decenas de escuelas, y con ello matar otros tantos pueblos, obligando a sus vecinos a emigrar, posiblemente fuera del País Leonés para buscarse en pan, y de paso seguir afianzando esas estadísticas negras que año tras año se repiten.

Y mientras todo esto sucede...... los representantes leoneses sin alzar la voz, no vaya a ser que pierdan el puestín.

Desde todas las regiones se pide el 200% de lo que quizá vayan a recibir. Desde todas las regiones se exigen inversiones y no se aceptan ni un céntimo de menos, aunque para ello tengan que enfrentarse con el vecino. Desde todas las regiones compiten por ver quien levanta mas las voz para que se le oiga.
¿Desde todas? NO. Porque el País Leonés sigue callado, agachado para que no se le vea, escondido detrás de una Junta autonómica que al mando de unos partidos políticos centralistas, no se atreve a alzar la voz, ya sea por vergüenza, por resignación, o simplemente por no molestar.

¿Que vergüenza, que resignación, que molestias más tenemos que aguantar con unos datos cada vez más catastróficos? Ya va siendo hora de cambiar el panorama político y exigir medidas contundentes. Hay que empezar a hacer ruido, mucho ruido, a molestar, molestar mucho, para que de una vez por todas se tomen en serio el problema leonés, que no es un problema pequeño, ni nos hemos resignado, como algunos que ya lo han dado todo por perdido. Es un problema muy grave, en el que se ha llegado a una situación extrema, en la que se están rozando unos límites donde el retorno va a ser imposible.
Así que dejémonos de agachar la cabeza, y exijamos más ruido y molestemos todo lo posible para que de una vez por todas se enteren que no somos un pueblo sumiso. Y cuando se dice hacer ruido y molestar, no se trata de dar un palo hoy y otro mañana, sino de dar el mismo palo todos los días y sumar palos y más palos, a lo largo del tiempo, sin renunciar a nada.

Enviado a la prensa el 09/05/12

Comentarios

Entradas populares de este blog

Solicitud de rectificación a la presidenta de las Cortes autonómicas

Declaración contra fastos por aniversarios ajenos al País Leonés

XI edición Año Nuevo Leonés