Diferencias territoriales sin revisión

Más en épocas electorales, aunque también durante el resto de la legislatura, se oyen voces de todo tipo denunciando las diferencias, ya sean económicas o competenciales, que hay entre las distintas comunidades autónomas de España. Diferencias que generalmente son fruto de las aspiraciones de unas comunidades por llegar al nivel de otras, aunque otras veces no son más que simple estrategia partidista para contentar a los suyos.
Ya sea por una u otra razón, todo se mide en comunidades autónomas, todo se reduce a las comunidades autónomas. Incluso ya se buscan las vías para que solo las comunidades autónomas tengan el poder de decisión, si es que ya no lo tienen.
Pero la desgracia, y un sistema autonómico corrupto en algunos casos, ha llevado a ciertos territorios a ser ignorados y con ello a seguir sufriendo una desigualdad muy por encima de las reclamadas habitualmente.

Las provincias leonesas, incluidas en un engendro autonómico, sufren esa desigualdad desde los primeros años de dicho invento. Algunos vieron esa desigualdad y se sacaron de la manga planes oeste, pero que nunca llevaron a cabo; otros simplemente lo han ignorado, ya que no afectaba al conjunto autonómico, y solo cuando el problema es casi irreversible se inventan planes contra la despoblación, que más que evitar la despoblación las tapan y las ocultan mediante manipulaciones y engaños.

Ocultaciones y faltas de compromiso que se escudan en un sistema y un reparto autonómico que no ha sido revisado desde su puesta en funcionamiento y que nadie se atreve a cuestionar. Nadie se ha puesto a estudiar esas diferencias, esas faltas de cohesión territorial más allá de las actuales comunidades autonómicas.
No es comprensible que ningún partido político, incluidos los llamados leonesistas que solo denuncian a lo que ya es publico, sea capaz de ver dichas diferencias territoriales cuando se trata de territorios menores a las actuales comunidades autónomas.
Más incomprensible es que el reparto autonómico sea tan injusto y desigual, que permita ocultar estas diferencias debido al gran tamaño de algunas autonomías.
Es tal el problema, que si algunos territorios no contasen para Europa como parte de una autonomía serían incluidos entre los más necesitados con la consiguiente financiación adicional. El País Leones con sus tres provincias leonesas estaría en este caso.

Y a pesar de esas grandes diferencias, e incluso de la ruina a la que se ha llevado a territorios como el leonés, los grandes partidos políticos, tanto estatales como nacionalistas, en sus discursos electorales, da igual que sea en elecciones locales, autonómicas o nacionales, siguen cerrados en ese reparto autonómico y dirigiendo sus discursos única y exclusivamente a las comunidades autónomas cuando hablan del reparto y de las ayudas necesarias en caso de necesidad. Se olvidan por completo de ese problema y solo miran esos números falseados por las diferencias dentro de las actuales comunidades autónomas.

Y se agrava más cuando se pretende dar más competencias a las comunidades autónomas, dejando desamparados esos territorios menores a la vista de los que gobiernan o aspiran a hacerlo.

Como ya se ha dicho arriba, ya va siendo hora de revisar ese reparto autonómico injusto, insolidario e incluso contra la voluntad popular en muchos casos, sobre todo el leonés. Un reparto que necesita acabar con las manipulaciones y olvidos, para que esos territorios que, más allá de la crisis actual, llevan hundiéndose en una ruina, tanto económica como poblacional.

Enviado a la prensa el 14/11/11
Publicado entre otros por Leonoticias o eldebate21.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

Solicitud de rectificación a la presidenta de las Cortes autonómicas

Declaración contra fastos por aniversarios ajenos al País Leonés

XI edición Año Nuevo Leonés